La contaminación del puerto de Almería ante el juzgado

El puerto de Almería es uno de los 28 puertos del Estado repartidos por el litoral español, en los que el movimiento de graneles sólidos y el uso de combustibles sucios por maquinaria y buques son responsables de los elevados niveles de partículas que se registran tanto en las instalaciones portuarias como en las zonas residenciales cercanas.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Almería ha aceptado la denuncia planteada por Ecologistas en Acción contra el puerto (Autoridad Portuaria de Almería) como responsable principal, por posibles delitos ambientales. Dicha denuncia se presentó en junio del 2020 ante el Juzgado de Instrucción Decano de Almería, después de realizar las oportunas diligencias de investigación.

Como ocurre con otros puertos del territorio español, la organización ecologista considera que el puerto de Almería incumple la normativa legal, realizando  malas prácticas en sus actividades que son, en ocasiones, peligrosas. El resultado de sus actividades provoca  daños sustanciales por contaminación atmosférica que afecta a la calidad del aire, por contaminación acústica por ruido y vibraciones (incluso en horario nocturno) y por contaminación lumínica. 

Todo esto genera un grave perjuicio para la salud de la población de Almería, especialmente la de los barrios más próximos donde residen decenas de miles de personas y donde hay colegios, guarderías, parques infantiles, centros para mayores, centros de salud y un hospital.

Durante mucho tiempo se han movido áridos (clinker y yeso), algunos especialmente tóxicos, sin la obligatoria Autorización de Emisión de partículas a la atmósfera de la Delegación de Medio Ambiente. Muchos barcos no tienen en regla las revisiones técnicas de humo ni las inspecciones, y son muy antiguos.

Asimismo, Ecologistas en Acción ha denunciado que el puerto incumple la normativa de ruido. Las molestias se perciben a varios kilómetros por los ruidos de la carga y descarga de cemento. El mapa de ruido realizado por el puerto no cumple los requisitos legales de fiabilidad, sin perjuicio de que detecte irregularidades.

Ecologistas en Acción y asociaciones de vecinos llevan más de 15 años denunciando la situación ante responsables y autoridades de la provincia y, aunque se han producido avances, consideran que son claramente insuficientes.

Según la organización ecologista, el problema del puerto de Almería radica en que se trata de un polígono industrial contaminante con carga y descarga de áridos, ubicado en el corazón de la ciudad, a 200 metros de los ferries y a 400 metros de las viviendas. Esta problemática recuerda a la época del ‘mineral del cable’ y sus consecuencias graves de salud pública como el riesgo de cáncer, problemas respiratorios, cardiológicos, dermatológicos y oculares, alteraciones en el embarazo, estrés, ansiedad, depresión y alteración del sueño, entre otros.

Ante la grave situación del puerto de Almería, Ecologistas en Acción demanda que se pongan en marcha las siguientes medidas:

– Paralizar las operaciones realizadas, hasta que se garantice la no afectación al medioambiente y a la salud pública.

-Alejar de las viviendas las actividades industriales y de atraque. Trasladar las operaciones con áridos a otro puerto sin población urbana tan próxima.

-Realizar de forma cerrada todas las actividades de áridos, apilado y carga en bodega de buques.

-Electrificar los puntos de atraque como ya se ha hecho en muchos puertos del litoral español como Motril, y adaptar los buques para suprimir el ruido de los motores auxiliares.

-Prohibir el uso de combustibles sucios y las operaciones con buques que no reúnan las condiciones técnicas y legales aplicables.