La Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda de Sevilla ha tramitado ya 1.524 expedientes de familias en riesgo de perder su vivienda

La Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda de Sevilla, OMDV, puesta en marcha en mayo de 2016 por el Ayuntamiento de Sevilla a través de la empresa pública Emvisesa en coordinación con el Área de Asuntos Sociales de la Delegación de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social, ha tramitado desde entonces y hasta el 30 de junio de 2020 un total 1.524 expedientes relacionados con la necesidad de vivienda o el riesgo de pérdida de la misma en la ciudad, de ellos 132 en el primer semestre de 2020, un periodo este último en que se han adoptado, además, distintas iniciativas para aliviar el pago de las rentas de alquiler a las familias cuyos ingresos se han visto mermados por las consecuencias económicas y laborales derivadas de la pandemia de la COVID-19.

El delegado del ramo, Juan Manuel Flores, y el gerente de Emvisesa, Felipe Castro, han realizado un balance de las actuaciones de la OMDV desde su creación en el anterior mandato, al tiempo que han puesto especial énfasis en las medidas que se han ido arbitrando para amortiguar los estragos de la pandemia por el coronavirus y en los distintos programas para incorporar más pisos al parque municipal de alquiler.

De esos 1.524 expedientes tramitados hasta el día 30 de junio pasado, el 74,14 por ciento ya están cerrados, mientras que el resto (25,86 por ciento) se encuentra en trabajos para su resolución. 541 de esos expedientes eran de viviendas en alquiler, cuyos inquilinos sentían el riesgo de pérdida por no poder hacer frente al pago de la renta y 267 eran de viviendas en propiedad cuyos dueños manifestaban dificultades para abonar la hipoteca. Asimismo, 852 casos del volumen global de expedientes cerrados por la OMDV, el 55,91 por ciento, se tramitaron judicialmente (179 por haber ocupación irregular de la vivienda denunciada por sus legítimos propietarios, en 195 se produjo una ejecución hipotecaria y en 241 medió un procedimiento de desahucio por impago de rentas).

Casi una quinta parte (19,72 por ciento) del volumen total de expedientes tenían la condición de excepcionalidad, es decir, fueron considerados de carácter urgente tras dictaminar los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sevilla la vulnerabilidad de las familias y su riesgo de exclusión social, con la posibilidad incluso de perder la vivienda habitual.

En este sentido, en el 100 % de los casos en que se produjo un desahucio o situación que implicaba la pérdida de la vivienda, la OMDV pudo ofrecer a los afectados una alternativa habitacional para evitar el desamparo. “Es decir, ningún expediente se cerró sin que existiera previamente una alternativa habitacional proporcionada por el Ayuntamiento cuando el desahucio se había materializado”, según ha comentado Flores.
En concreto, desde la apertura de la OMDV han sido 258 los expedientes acogidos a este sistema de excepcionalidad, con adjudicaciones directas siempre teniendo en cuenta los criterios marcados por los profesionales de los Servicios Sociales y gracias también al incremento del parque de viviendas municipal con las distintas campañas de captación de viviendas lanzadas por Emvisesa.

Así, a día 30 de junio pasado Emvisesa había logrado captar 276 viviendas que se hallaban vacías, sobre un objetivo de 638 hasta diciembre de 2023. De las 276, con el programa de compras se incorporaron 28 y 15 por la variante del alquiler, junto con otras iniciativas como el ejercicio del derecho de retracto y tanteo en las VPO, permutas de suelos por viviendas ya construidas, el traspaso de pisos en régimen de venta a un régimen de alquiler o los convenios con entidades financieras. Y todo ello ha permitido que, a esa fecha, el número total de viviendas adjudicadas por la empresa pública municipal se elevara a 1.108

“Cada vivienda vacía incorporada o devuelta al parque social de alquiler soluciona el problema de alojamiento de una familia, reduce los costes tanto económicos como medioambientales de la nueva construcción y aleja el fantasma del abandono de los barrios”, ha explicado por su parte del gerente de Emvisesa.

Junto con las viviendas vacías rescatadas porque sus inquilinos no las utilizaban por distintos motivos, la empresa municipal Emvisesa ha recuperado 46 que estaban irregularmente ocupadas, tras emprender procedimientos judiciales que tenían como objetivo fundamental garantizar el acceso a la vivienda de aquellas familias incluidas en el Registro de Demandantes o que fueran calificadas como vulnerables por parte de los Servicios Sociales y, por tanto, que cumplían plenamente con la legalidad y los criterios de los técnicos. En cuanto a las permutas, a 30 de junio se habían realizado 20 por la bolsa de permutas habilitada, otras tres con carácter excepcional y 10 por el método de una compraventa con realojo simultáneo –en este último caso, la mayoría son pisos de personas mayores con dificultades de movilidad que les impiden salir de casa–. En total, un incremento del parque en 355 viviendas, hasta 2.795 (un 14,5 por ciento).

Al finalizar el primer semestre del año en curso, se contabilizaban 12.799 personas inscritas como demandantes activos de vivienda protegida en el Registro Municipal de Sevilla. La mayoría de ellas, un 61,97 por ciento, eran unidades familiares de un solo miembro, casi la mitad de los inscritos eran jóvenes menores de 35 años, el 54 por ciento eran mujeres y el 76,14 por ciento del total de los registrados tenían una antigüedad como demandante inferior a los tres años. El parque de viviendas en alquiler propiedad de Emvisesa ascendía a 2.795 a 30 de junio pasado.

Un dato significativo es continuo desplazamiento que se está produciendo en las preferencias en el régimen de acceso a una vivienda asequible. Un 40 por ciento de los demandantes de vivienda ya prefiere el alquiler con opción a compra, frente al 32 por ciento de la opción en alquiler y el 28 por ciento de la compra.