PACMA presenta alegaciones al Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal de Andalucía y acusa al Gobierno andaluz de querer blindar el maltrato animal

El Partido Animalista ha presentado sus alegaciones al Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal de Andalucía, Anteproyecto que la formación considera  insuficiente y un retroceso inadmisible en la protección de los animales en la comunidad. Desde PACMA señalan que, a pesar de que no lo lleve en el título, en la práctica el citado Anteproyecto está limitado, en la mayoría de sus puntos, a los animales considerados de compañía, y que deja desprotegidos al resto de animales.

La formación animalista considera intolerable que la Junta de Andalucía pretenda retroceder de esta forma en la protección de los animales, eliminando cuestiones fundamentales que sí están en la actual ley, que data de hace casi veinte años. En el Anteproyecto, señalan desde PACMA, se refieren constantemente a «animales de compañía, perros de rehalas, recovas o jaurías o domésticos», excluyendo así a unos y a otros a conveniencia en distintos puntos, dejando prácticamente desprotegidos a casi todos los animales. Es el caso de la infracción muy grave por maltrato animal, limitada únicamente a los considerados de compañía.

Así, el Partido Animalista considera que, como mínimo, debería prohibirse la utilización de animales como herramientas para cazar, y apunta al total desdén hacia la protección de los animales por parte de la Junta de Andalucía, hecho que ya ha demostrado, señalan desde la formación, con el fomento y el apoyo de la tauromaquia o con la declaración de las rehalas y monterías como Bien de Interés Cultural.

Desde la formación consideran vergonzoso, además, que el Gobierno autonómico haga caso omiso a las recomendaciones que el Intergrupo sobre Bienestar y Conservación de los Animales del Parlamento Europeo envió en una misiva a todas las comunidades autónomas acerca del trato que se da a los perros usados para cazar.

Por ello, PACMA ha enviado sus alegaciones a la Junta de Andalucía para el citado Anteproyecto, que tampoco incluye la prohibición de los circos con animales ni del tiro al pichón, el sacrificio cero o la prohibición de la compraventa de animales como compañía. La formación conmina al Gobierno de Juanma Moreno a dejar de blindar de una vez el maltrato animal desde las instituciones, a proteger a todos los animales, y a rectificar en la elaboración de una ley que nace ya obsoleta.